El sauce llorón

Los que utilizamos dos lenguas a diario tenemos a menudo la sensación de que ciertas expresiones resulten más logradas en una de estas dos. Las comparaciones que hacemos entre los dos idiomas nos intrigan continuamente. Después de haber asimilado la segunda lengua empezamos a ver, en ella, reflejos de la cultura de la que es expresión, reflejos que a veces resultan graciosos, otras no tanto.

La percepción que yo tenía del castellano, antes de aprenderlo, era de un idioma seco, con un ritmo algo duro, directo y hostil a la vez. Un idioma claro, sin medias tintas, en el que a veces me resulta difícil expresar algo con titubeos y enredos (lo típico que hacemos los italianos). Cuando empecé a viajar por este país entendí (o al menos sospeché) que son los mismos paisajes los que han dibujado el ritmo y los sonidos de esta lengua, de la misma manera que los dialectos italianos me suenan, ahora, íntimamente relacionados con los lugares de donde proceden. Ahora tengo claro que las lenguas no son solamente un producto cultural, sino natural. El sol, el viento, el clima duro y los paisajes a veces desolados de Castilla tienen algo que ver con su idioma. No sé exactamente qué.

Hoy, al ver un sauce llorón, B. me hizo notar una de estas diferencias entre idiomas: este árbol nosotros lo llamamos “salice piangente”. Salice (que es una palabra esdrújula) no suena tan rudo como “sauce”, y llorón tiene un matiz algo despectivo, mientras que piangente es compasivo. Es verdad que ni la dulzura y ni la compasión tienen nacionalidad: pero me da la sensación que el acto de llorar, tan mal visto en general entre los hombres, nos resulte más familiar y aceptado por los italianos. ¿Quizás llamarlo  “sauce llorante” sería una sensiblería, en castellano?

About these ads
Esta entrada fue publicada en Pensatorio y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El sauce llorón

  1. Ho appena scoperto il tuo blog e devo dire che mi piace un mondo. Scrivi benissimo, leggerti in italiano é una vera delizia (anche in spagnolo!!!) Da oggi hai una nuova ammiratrice. A proposito… davvero pensi che un’uomo piangente in Italia, é megio visto da in Spagna?
    Saluti e complimenti!!

    • altrocanto dijo:

      Grazie per i complimenti! Fa sempre un piacere enorme sapere che qualcuno ci legge, da qualche parte…
      Quanto ai salici piangenti: in realtà conosco poco l’intimità del mondo maschile, salvo le poche confidenze scambiate tra amici, in cui lo spazio per lo sfogo del disagio personale si esprime più a base di imprecazioni e pugni sul tavolo che con le lacrime agli occhi. Quindi la mia è un opinione ingiustificata, basata solo su sensazioni superficiali… Forse hai ragione tu. Non c’è differenza, salvo la linguistica…
      Complimenti a te per il tuo blog.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s